De como lo barato, al final sale caro

¡¡¡Buenas tardes mis flamenc@s!!!

En esta nueva entrada de mi Blog, os voy a hablar de como valoro yo una buena enseñanza, y de porque una enseñanza de calidad tiene un precio determinado.

Pongamos como ejemplo que quieres comprarte una camiseta. Para ello vas a un mercadillo y encuentras algo muy mono, que como se suele decir “da todo el pego”, es vistosa, tiene estilo y te hace el apaño. Además el vendedor le ha echado un montón de morro, te lo ha vendido con gracia, y ves que a él la prenda le queda de escándalo, pero no te has dado cuenta, de que por detrás lleva la camiseta sujeta con alfileres para que ésta parezca ajustada. Eso sí frente al precio de la camiseta en una tienda, en el mercadillo la encuentras por 20 e menos.

CUIDADO :¡¡¡Nadie da duros a pesetas!!

Aun así decides ahorrarte unos euros y comprarte la camiseta barata. Pues genial le darás un par de usos, y lo normal es que le salgan pelotillas, te destiña y encoja, aunque siempre hay vendedores de humo, que además hacen falsificaciones cada vez más logradas.

Pues en la Danza pasa igual, ¿Encontrarás clases más baratas que las mías? Si, igual hasta el profe es más guapo que yo y se toma más cañas contigo, pero quizás las clases carezcan de contenido, haya mezcla de niveles, sientas que no avanzas, y pierdas el tiempo.

No importa que asistas a clase como aficionado o como futuro profesional, todo el mundo merece una enseñanza de calidad.

Sara Martín Flamenco

Sara Martín Flamenco

Tú eliges, calidad o ahorro.

Tengo muchos alumnos que llevan bailando un montón de años en otras escuelas y que cuando vienen a mis clases,  se dan cuenta de que tendrían que saber mucho más, teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que llevan estudiando danza.

No es sólo el tiempo que se pierde, sino el dinero invertido en una formación que no tiene calidad. Y lo mismo pasa, si has invertido dinero en que te preparen las pruebas de acceso al conservatorio y no has logrado acceder. Probablemente sea, porque el profesor no ha hecho bien su trabajo. Yo en mi caso, no cojo a todos los alumnos que me piden que les prepare, preparo sólo a aquellos que sé que pueden acceder ,si a eso le añades la capacidad de trabajo del alumno y el buen enfoque del profesor, es raro que el éxito no esté asegurado.

Hay que dar valor a las cosas, no te puede enseñar igual alguien que ha aprendido a bailar un par de años, que alguien que lleva bailando toda la vida, formado y con experiencia profesional.

Por otro lado, cuando busques en internet y leas algún curriculum, piensa que éste hay que demostrarlo.

Veo cada vez más gente que ponen florituras y dice por ejemplo cosas como : que ha bailado en no sé que teatro, como si hubiera tenido allí una gala profesional, cuando en realidad ha bailado con su escuela en el festival de fin de curso; o dicen llamarse maestros cuando en realidad nunca han dado clase, o por ejemplo que dicen que se han formado con X bailarines cuando en realidad recibieron una clase de dos horas, o sin ir más lejos que estudiaron en el conservatorio, cuando hicieron las pruebas y apenas estuvieron unos meses.  Quiero decir con todo esto, que quien busca encuentra y hay gente muy buena dando clase, pero también muy mala.

Así que infórmate bien, pregunta, mira con detenimiento y que no te engañen. La Danza es un arte, tiene algo mágico que requiere de mimo y conocimiento.

 

Anuncios

Como organizar una Clase de Flamenco

Imagen

Un saludo amantes de la Danza!! Tenía muchísimas ganas de poder retomar mi actividad en el Blog  🙂

En esta entrada, os hablo de mis reflexiones acerca de la enseñanza, la metodología o didáctica de la misma y la organización de los maestros a la hora de impartir sus clases.

14963194_1480593411957611_5659007114118759587_n

Sara Martín Flamenco, Fotografía: Arcos Visuales

Lo primero de todo, sería determinar cual es el objetivo de las personas que asisten a tus clases de danza . Deberías preguntarte cosas como:

  • ¿Son personas que se preparan para ser profesionales?
  • ¿Son profesionales que necesitan seguir aprendiendo?
  • ¿Se trata de maestros que quieren reciclar sus conceptos?
  • ¿Hablamos de alumnos a los que les encanta bailar, pero  sólo como afición?
  • ¿Son alumnos, que sólo quieren bailar como actividad social, por el hecho de compartir un tiempo, sin ninguna aspiración?

En mi caso, he impartido clases a diferentes perfiles de alumnos, y el sentido de la clase varía mucho, dependiendo de a que tipo de grupo nos estemos enfrentando.

No se puede exigir de la misma manera, a alumnos con aspiraciones profesionales, que a adultos cuyo fin es disfrutar de la actividad ( esto no quiere decir, que por ello las clases tengan que ser vagas y sin contenido).

En segundo lugar, y una vez que hayas resuelto estas dudas, pasaríamos a determinar que papel quieres jugar tu como maestro. Con esto me refiero a varios factores, que definen el carácter de un profesor en el aula:

  • ¿Te quedas en lo superficial o transmites la esencia?
  • ¿Como es tu actitud en clase? ¿Eres pro activo, o por el contrario eres un maestro que se sienta y observa?
  • ¿Aplicas disciplina, o eres una persona que pasa por alto este matiz?
  • ¿Cuidas factores como : la puntualidad, el respeto a los compañeros..?
  • La enseñanza para ti, ¿Es algo puramente vocacional, o un mero trabajo en el que lo principal son los ingresos que te reportan dicha actividad?
  • ¿Motivas al alumno, o siempre resaltas lo negativo?
  • ¿Tienes un carácter cercano o eres una persona altiva?
  • ¿Das lo mejor de ti en cada momento, o te guardas cosas por miedo a que los alumnos te superen?
  • ¿Eres organizado, o por el contrario das como se suele decir “palos de ciego” a ver si aciertas?
  • ¿Informas de todas las posibilidades que la Danza Ofrece?

En tercer lugar, y una vez definido el perfil de los alumnos que recibes en tus clases, así como tu comportamiento dentro de las mismas, pasaríamos a establecer una organización de la clase.

Como se suele decir, “cada maestrillo tiene su librillo” pero sea cual sea tu estilo, lo que si que es importante, es tener una clase bien organizada, y para eso hay que trazar unos objetivos.

Pongo como ejemplo, uno de mis grupos de este año en el que estoy trabajando Tangos, y os cuento como lo he organizado.

Es un grupo de alumnos aficionados de nivel iniciación-medio, que asisten a mis clases 1hora/semana.

Para este grupo he establecido un objetivo trimestral que consiste en:

  • Que los alumnos tomen conciencia, de la importancia de calentar y estirar su cuerpo, antes de comenzar y al finalizar cada clase.
  • Recalcar la importancia de la puntualidad.
  • Realizar una tabla de pies, para conseguir más fuerza y resistencia. En dicha tabla, se trabajan no sólo zapateados a tiempo sino a contratiempo, acompañados siempre de falda y/ o brazos.
  • Perfeccionar el movimiento de los brazos, cuidando la estética de los mismos, así como la fluidez de los movimientos.
  • Aprender el compás por Tangos (que es el palo trabajado en este grupo)
  • Trabajar diferentes marcajes a ritmo de Tangos, con cambios de direcciones y desplazamientos.
  • Incidir en el carácter de dicho palo: que representa, como se baila, cual es su carácter…
  • Realizar una escobilla por Tangos, en la que se distingan todos y cada uno de los sonidos a tiempo y con sus matices.
  • Montaje de varias letras por Tangos, con todo lo que esto conlleva: Donde se entra a la letra, cuantos compases tiene una letra, donde se remata…
  • Disfrutar de cada clase,  como si fuera la última y salir  con la sensación de aprender y de soñar por unos instantes.

Y tu como maestro ¿ Cómo enseñas?