La diferencia entre Bailar, Enseñar y Vender humo

Hola Flamenc@s

Por fin puedo detenerme unos instantes, para volver a escribir una entrada en mi Blog, algo que me apasiona, aunque no pueda dedicarle todo el tiempo que me gustaría.

En esta ocasión, os hablo de un tema que cada vez está más presente en las conversaciones con mis compañeros de profesión y que no deja de sorprenderme: La diferencia entre Bailar, Enseñar y Vender humo.

Como os decía en otras ocasiones, para mi es muy diferente Bailar como profesional o Bailar como hobby.

Bailar como hobby

Un hobby, está definido por la Real Academia de la Lengua Española como : Actividad que, como afición o  pasatiempo favorito, se practica habitualmente en los ratos de ocio.

Para mí un hobby como la Danza ,es una actividad que se debe practicar, puesto que aporta unos grandes beneficios a nivel físico, pero que puede hacerlo cualquier persona y a cualquier nivel.

Como dicen mis alumnas la Danza: te llena , te ayuda a desconectar, te invita a soñar, te hace feliz…pero no poder dedicarle unas horas al día o a la semana, significa que sea algo más que una gran afición o pasión.

Bailar como profesional  

Ser profesional, está definido por la Real Academia de la Lengua Española como: Aquella persona que ejerce su profesión con capacidad y aplicación relevante

Para mí ser profesional es : dedicarse de forma rigurosa a algo , estar preparado para ello, no dejar de estudiar cada día, bailar en compañías de danza profesionales, pisar uno y mil escenarios, beber del conocimiento de grandes maestros, recorrer mundo mostrando nuestro arte, tener respeto por la danza y por las personas que nos siguen enseñando, forjar un camino que además de los conocimientos está basado en la propia experiencia…Es decir, algo para lo se está preparado, y para lo que te dedicas con devoción, pasión y sabiendo lo que haces.

Sara Martín Flamenco Fotografía: Jesús Vallinas

Sara Martín Flamenco Fotografía: Jesús Vallinas

Enseñar 

La Real Academia de la Lengua Española, define enseñar como: Aquella persona que instruye, transmite conocimiento o adoctrina,con reglas o preceptos.

Hay personas que llevan de forma intrínseca la enseñanza, saben transmitir aquello que quieren enseñar, de forma clara y directa, lo hacen apenas sin esfuerzo como de forma natural, y además tienen feeling con los alumnos. Para mí estas son algunas de las cualidades ideales para un maestro, pero todo ésto sin conocimiento es nulo.

No os imagináis la cantidad de llamadas que recibo y en las que me plantean cosas como éstas:

  • Sara, ¿Cómo es posible que mi hijo lleve bailando desde los 4 años, tenga ahora 12 y no llegue ni siquiera a un nivel elemental, como el de los niños que cursan los estudios en el Conservatorio? o
  • Sara llevo bailando 14 años de mi vida 6 horas a la semana, he llegado a tu clase y me doy cuenta de que no se nada, ¿Cómo es posible que haya aprendido más en un curso de fin de semana contigo que en todos los años que llevo bailando?

Cuando me plantean estas cosas, se me encoje el pecho de pensar, que hay un montón de personas que de repente abren los ojos y se sienten engañados, porque se dan cuenta de que sólo han aprendido bailes, pero que no saben nada de Danza, y ésto sucede porque hay muchas personas que dicen llamarse profesores o maestros, pero que ni siquiera están preparados para ello.

Sara Martín Flamenco Fotografía: Jesús Vallinas

Sara Martín Flamenco Fotografía: Jesús Vallinas

Vender humo 

Cuando digo vender humo, me refiero a aquellas personas que aplican sus conocimientos en marketing y ventas, para vender un producto que no se sostiene , pero cuya imagen es muy atractiva.

Marketing, está definido por la Real Academia de la Lengua Española como : Conjunto de estrategias empleadas para la comercialización de un producto y para estimular su demanda.

Hoy en día, tenemos grandes herramientas para darnos a conocer mediante las redes sociales: facebook, instagram, pinterest, google plus, twitter….

Son para mí, las redes sociales un arma de doble filo, ya que por un lado acercan personas y hacen que el conocimiento pueda llegar a cualquier lado del mundo, pero por otro lado, al no haber ningún tipo de filtro, llega de todo y no siempre bueno.

Por tanto esta en manos del consumidor, hacer una buena selección de aquello que quieren para sí mismos.

La fórmula ideal existe:

Alguien que Baile o haya bailado de forma profesional, sepa transmitir conceptos de forma clara y con amor por lo que hace, y además sepa como llegar a las personas a través de internet o cualquier medio social.

Y vosotros ¿ Qué opináis? 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

Bailarines, es mejor centrarse en lo positivo que en los impedimentos que encontramos en el camino

¡¡¡Buenas tardes amantes de la Danza!!!

Después de unas semanas intensas de trabajo, retomo mis “artículos” con mucha ilusión.

En esta ocasión, os hablo de las principales dificultades que se encuentran los bailarines en sus clases o ensayos, ya sean estudiantes amateur o con aspiraciones profesionales.

Y es que si el hecho en si de bailar ya es algo complicado, imaginaros si le añadimos factores como:  la falta de constancia, poca paciencia, motivación intermitente, actitud no muy positiva, falta de foco, inseguridad, envidia, soberbia…

Para que todo funcionara de maravilla, y nos pudiéramos acercar cada día a nuestros sueños, la idea sería que nos fijáramos en las cosas positivas, e hiciéramos hincapié en superar las posibles dificultades. Esto a priori parece fácil, pero como todo en esta vida es cuestión de constancia y superación.

Enumero algunas de las dificultades más frecuentes, que se encuentran los bailarines

 

Sara Martín Flamenco

Sara Martín Flamenco

 

  • Constancia

La constancia, es una de las principales cualidades que hemos de tener en cuenta. Cuando una persona es constante, tarde o temprano llegan los frutos de su trabajo, que son como pequeños “chutes” de energía que nos impulsan a seguir trabajando.

Cuando entramos en la rutina del día a día, a veces la pereza se hace presente y nos resulta complicado tener cierta regularidad, no sólo en la asistencia, sino en la capacidad de esfuerzo. Es en esos días, cuando más hay que “obligarse” a ir a clase y sacar fuerzas del interior, aunque la mente te diga que no vayas.

Está más que comprobado que con constancia y esfuerzo se consiguen grandes resultados.

  • Paciencia ” Roma no se construyó en dos días”

Paciencia, porque la Danza lleva su tiempo.

Cuando una persona baila, no es como cuando estudia un tema de historia, que sabe que es una cuestión de memorizar, sino que hasta que la mente da la orden al cuerpo  y éste se pone en marcha asimilando e interiorizando los pasos, transcurre bastante tiempo.

A menudo, muchos alumnos desesperan en el intento, por que quieren hacerlo perfecto en el momento. Esta cuestión, le pasa mucho a algunos alumnos que vienen a mis clases.

En general, suelen ser personas cuya actividad profesional desempeñan con mucha maestría, y piensan por eso, que si son muy buenos en su trabajo, resolviendo casi todas las tareas en cuestión de segundos, también lo pueden hacer bailando y eso no es así exactamente.

El cuerpo necesita tiempo para procesar los movimientos, hasta que poco a poco van saliendo de forma armónica, y te vas sintiendo mejor, pudiendo así poner atención, en cuestiones tan importantes, como el : estilo, los matices, la expresión…

Paciencia porque paso a paso, se van consiguiendo muchos hitos, y llega un momento en el que se avanza de forma inminente, casi sin darse cuenta.

  • Motivación

A veces, intentamos buscar la motivación en factores ajenos a nosotros, como pueden ser: el profesor, los compañeros, el lugar, la música elegida para la clase…pero se nos olvida que la motivación, es algo que está dentro de nosotros mismos. Y digo esto, porque: ¿No te ha pasado alguna vez, que falla alguno de los factores antes citados y de repente sientes que no tienes ningún tipo de motivación?

Está claro, que estos factores externos ayudan pero no lo son todo. Si piensas en porque te gusta tanto bailar, o que sensaciones te aporta, o porque decidiste dejarlo todo para dedicarte a ello….Te darás cuenta de que Bailas porque sientes que tienes que hacerlo.

  • Actitud positiva:

Hace unos meses, os hablaba en otra entrada de mi Blog, al respecto de la importancia de una actitud positiva.

En dicho artículo, os decía que: “La Actitud de cada alumno condiciona su propio aprendizaje y por tanto el del resto de los alumnos, ya que en las actividades de grupo es muy importante , la ” energía que se crea” Dicha energía puede ser tan positiva como para mover montañas o tan negativa, como para desmotivar y tirar una clase abajo”

Os invito a que lo leáis y veáis unas premisas básicas para mantener una actitud positiva: Actitud como algo determinante en danza

  • Falta de foco

Con esta expresión, me refiero a que normalmente estamos dispersos, y no establecemos unos objetivos claros.

¿Te has preguntado alguna vez donde estás poniendo el foco?

En mi caso establezco un objetivo o meta final, que voy descomponiendo en pequeñas metas, que me ayudan a llegar con facilidad y sin agobios al lugar deseado.

Por ejemplo: Supongamos que no sabes de baile y nunca has recibido clases, y tienes como objetivo final zapatear tan rápido y claro como Sara Baras. Yo lo haría de la siguiente forma:

  1. Buscar unas clases de danza.
  2. Inscribirme en las clases de danza.
  3. Aprender los pasos básicos del flamenco.
  4. Aumentar mi número de horas de clase a la semana.
  5. Practicar todo lo que pueda.
  6. Ver muchos videos.
  7. Leer muchas cosas de Danza.
  8. Asistir a espectáculos de Danza.
  9. Escuchar mucha música, así como los ritmos y palos del flamenco.
  10. Trabajar cada día como si fuera el último.
  • Inseguridad

Creer en uno mismo es la base fundamental de todo.

A veces nos hacen creer que no vamos a poder, que no valemos, que lo hacemos fatal……Estos comentarios suelen venir de profesores en su mayoría frustrados o sin demasiados recursos pedagógicos.

Abandonar aquellas clases donde se encuentren profesores de estas características,sería lo más acertado pero si estamos en centro oficiales donde si o si tenemos que recibir clases con estos profesores, hay que abstraerse, tirar hacia adelante y repetirse muchas veces que “Si podemos”.

  • Envidia

¿Y la cantidad de tiempo y de energía que se gasta criticando al de al lado?

Por suerte o por desgracia esto pasa mucho más a menudo de lo que os podáis imaginar, a veces porque los propios maestros lo fomentan, lo cual no quiere decir ni mucho menos que eso este bien.

En mis clases, puedo decir muy alto que esto no pasa, quizás porque los alumnos sean maravillosos, o también porque a mi no me gusta generar ese ambiente.

Sea como sea, la “envidia sana” es la que debemos tener, viendo a compañeros que lo hacen bien, y usándola para que nos sirva como impulso para conseguirlo nosotros también.

  • Soberbia

Este punto, en el que uno cree que ya lo sabe todo y que no hay nadie que le pueda enseñar.

Por mi  mi experiencia os diré, que hasta de aquellos que no saben nada y que se equivocan se puede aprender, aunque sólo sea por aprender lo que no se debe hacer.

Nunca se deja de aprender, de hecho siempre hay algo en lo que fijarse o inspirarse y es un continuo aprendizaje , nunca he dejado de ser alumna. Se lo recomiendo a todos los profesionales, que las aulas de danza están vacías señores, hay que seguir formándose.

Sé que lo que os cuento es obvio y no es fácil, pero os invito a que lo pongáis en práctica y sobre todo a que :

Bailéis cada día, como si fuera el último 🙂

Todo esto unido al disfrute, no puede desembocar en otra cosa que no sea Exito.

 

 

 

SESIÓN DE FOTOS CON JESÚS VALLINAS

Desde hacía tiempo tenía ganas de hacer una sesión fotográfica así es que me puse en contacto con Jesús Vallinas y una vez concretados detalles como: el objetivo de las fotos, el vestuario, si prefería en interior o exterior…..nos pusimos en marcha.

Jesús es un fotógrafo excelente con una trayectoria impecable y especializado en danza, de hecho es un gran amante de ésta y eso facilita mucho el trabajo.

Sabe sacar el mejor partido al bailarín, conoce las dificultades al realizar distintos movimientos  e incluso te aconseja al respecto de aspectos técnicos  como: puedes subir más el atittude, ese pie puede estar más en dehors……

Fue un trabajo intenso, porque son muchas horas de dedicación, hay que probar diferentes planos, luces, poses……pero muy gratificante. Lo más importante es la comunicación, el trabajo en equipo y yo creo que ese es el éxito de la sesión.

La realizamos en dos días: El primero lo dedicamos a fotos de estudio, es decir, poses más estáticas, pero que reflejaran la fuerza y la esencia del flamenco. Pero también hicimos fotos en movimiento, utilizando el estudio como si de un escenario se tratara. Yo realizaba diferentes fragmentos de las coreografías y Jesús me iba indicando que movimientos le gustaban más, si tenía que repetir alguno etc.

Utilizamos diferente vestuario, incorporando mantón , palillos….y tocamos distintos estilos, primero la Escuela Bolera, luego la Danza estilizada y por último el Flamenco

Pero el segundo día pensamos en hacer algo diferente: fotos en exteriores (tiene una terraza maravillosa, con unas vistas increíbles) aprovechar el mantón para crear atmósferas diferentes en definitiva innovar, obteniendo unos resultados realmente bonitos.

Todo llega a su fin y llega lo más complicado es elegir las fotos que más te gustan, y pensareis bueno eso no es problema, pues os aseguro que elegí veintidós y todavía tengo una gran lista para encargarle porque me gustan todas y cada una de las fotos.

La verdad es que estoy muy contenta con el trabajo y ha sido una experiencia inolvidable.

Más Flamenco Radio se puso en contacto conmigo para poder publicar las fotos en su web, lo cual es un honor, os invito a que les echeis un vistazo en su web: Más Flamenco Radio

Espero que os gusten.